La purga y  aporte en torres de refrigeración cumplen una función indispensable para el correcto mantenimiento del agua. Los equipos de enfriamiento evaporativo logran su propósito de refrigerar agua mediante la evaporación forzada de una cierta cantidad de la misma. Esta cantidad de agua evaporada es directamente proporcional a la cantidad de calor que se debe disipar. En particular, se pierde aproximadamente 1 litro de agua por cada 600 Kcal de carga térmica desechada.

Este es un dato físico indiscutible y representa uno de los pocos aspectos «críticos» a gestionar en el equilibrio definitivamente positivo de las torres de refrigeración en comparación con otras tecnologías de enfriamiento.

El agua evaporada debe reincorporarse al circuito. Por otra parte no deben existir depósitos en el circuito, que puedan proceder de sales contenidas en el agua que se evapora y que permanecen disueltas en el agua restante ya que aumentaría gradualmente la concentración salina. En resumen, es esencial mantener bajo control ciertos niveles de la salinidad del agua. Normalmente, un tratamiento antical adecuado y una purga parcial de agua contenida en el circuito, son suficientes para este propósito.

Tratamiento del agua en torres de refrigeración

La purga y aporte en torres de refrigeración mantienen estable el nivel salino

Por lo tanto, no puede modificarse en términos cuantitativos. El agua que se define como «purga»  tiene la función de mantener la cantidad de sales disueltas dentro de ciertos límites.

La purga puede gestionarse de forma «empírica», básicamente igual que el agua evaporada. O puede controlarse mediante un monitoreo constante de la calidad del agua contenida en el circuito, en particular el parámetro de conductividad eléctrica.

El control de la conductividad mediante tratamientos específicos contra la cal permite:

  • reducir significativamente el desperdicio de agua
  • mantener el sistema en perfecta eficiencia
  • reducir las intervenciones de mantenimiento
  • minimiza el reemplazo de componentes sujetos al desgaste

En conclusión, lo ideal sería preferir soluciones «integradas» en un sistema de enfriamiento. Es decir, proyectos que incluyen, además de la torre de refrigeración, equipos dedicados al control y gestión del agua. Mejor aún si se propone directamente al fabricante. De esta manera pueden ser adecuados en sustancia y específicamente diseñados para el equipo de refrigeración específico.

Sistemas integrados para el tratamiento del agua en torres de refrigeración

La instalación y la gestión óptima de un sistema de tratamiento adecuado garantiza condiciones de funcionamiento estables para el sistema de enfriamiento. Esto conlleva una alta eficiencia de los equipos a lo largo del tiempo. Gracias a  la automatización del sistema  es posible una mejor gestión de la torre de refrigeración  con un reducido esfuerzo operativo.

Al evaluar las condiciones específicas de cada planta, es posible prever el sistema de gestión correcto.  Aunque se requiera de una mayor inversión inicial, la adopción de un sistema de tratamiento del agua integrado permitirá reducir los costes operativos del sistema

    Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, basándonos en un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede configurar o rechazar el uso de Cookies u obtener más información. INFORMATION

    Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar