Reductor de torres de refrigeración

Sin duda el reductor (caja de engranajes) presente en las torres de refrigeración de tamaño mediano y grande, es uno de los componentes claves del equipo. En muchos casos es el componente más caro, y el que está expuesto a unas condiciones de trabajo más duras. Por ello es importante realizar unas labores de mantenimiento adecuadas, siempre siguiendo las indicaciones del fabricante.

La correcta lubricación de los reductores en torres de refrigeración, previene el contacto metal-metal entre los dientes y en los rodamientos, reduciendo las perdidas por fricción, y disipando el calor generado, así como evitando la corrosión.

El engrase del reductor se realiza de forma estándar por barboteo. Engranajes y rodamientos se engrasan por inmersión en el baño de aceite. Aunque normalmente los rodamientos superiores y junta laberíntica van lubricados por grasa, en algunos casos su lubricación también se garantiza por la circulación de aceite mediante una bomba integral accionada por uno de los ejes del reductor del equipo de refrigeración.

Es importante comprobar el nivel de aceite semanalmente mediante la varilla de nivel con el reductor parado.  El primer cambio de aceite debe efectuarse después de 100 horas, nunca más tarde de 800 horas de funcionamiento. Posteriormente el aceite debe renovarse entre 4000 y 8000 horas, nunca más tarde de 18 meses de servicio. El vaciado del aceite se debe hacer mientras el reductor esté aun caliente, retirándose el tapón de llenado. También se puede tomar muestras periódicas de aceite para su posterior análisis, comprobando así el estado del aceite, deterioro, partículas de desgaste, posibles contaminaciones por agua, etc. En tal caso es aconsejable instalar una válvula para la toma de muestras. Este análisis previo, nos facilitará las tareas de mantenimiento, pudiendo acortar o alargar los tiempos de intervención, y nos ayudará a tener un mayor control del reductor, anticipándonos a posibles averías, mejorando sus prestaciones y aumentando su vida operativa. Se debe utilizar únicamente el tipo de aceite e índice de viscosidad indicado en la placa del reductor.

Por otro lado la grasa, debe contener aditivos EP y consistencia NLGI-Grado 3. Es importante añadir grasa cada 800 horas de servicio en todos los puntos de engrase.

El tapón de la varilla de nivel dispone normalmente de un agujero de aireación que evita cualquier sobrepresión. Se debe controlar regularmente que el agujero de aireación no esté obturado.

Si la unidad no trabaja de forma continua, se recomienda la instalación de un antiretorno que evita el giro en sentido contrario del ventilador debido a corrientes inducidas. El antirretorno está integrado en el reductor de la torre de refrigeración y se lubrica con el mismo baño de aceite del reductor. No necesita un mantenimiento adicional salvo inspección cada dos años.

We use our own and third-party cookies to analyze our services and show you advertising related to your preferences, based on a profile prepared from your browsing habits (for example, pages visited). If you continue browsing, we will consider that you accept their use. You can configure or reject the use of Cookies or obtain more INFORMATION

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar